AYER Y HOY

AYER

El 21 de noviembre de 1796, fiesta de la Presentación de María en el Templo, María Rivier y cuatro compañeras tienen la asombrosa audacia de fundar una comunidad en el pueblecito deThueyts, en
Ardèche (Francia). Juntas, se consagran a la instrucción de la juventud.

"La obra nació en tiempos de persecución", dice María Rivier, "en un momento en que prácticamente nadie se atrevía a declararse cristiano". En medio de todos esos trastornos y de esa confusión, un grupo de jóvenes pobres se reúne ... Las cinco jóvenes son realmente pobres, casi hasta la indigencia, pero nada puede frenar el fuego que las empuja a propagarse: dar a conocer y hacer amar a Jesucristo se convierte en su máxima aspiración.

¿Cuál será el porvenir de esa pequeña llama de esperanza que ha brotado en una Iglesia de Francia sumida en la borrasca? ¡La aventura a la que el viento ardiente del Espíritu empuja a la reciente fundación es de tal desmesura! Y, sin embargo, el fuego no tarda en propagarse. Pronto surgen en las parroquias docenas de comunidades consagradas a la educación cristiana.

¿Quién ha hecho todo eso? María Rivier no cesa de afirmarlo:

"Todo nos viene de Dios y de la Santísima Virgen"Atribuye, pues, a María el papel de fundadora: "Sí, María ha querido que esta casa le esté plenamente consagrada, que lleve el nombre de su Presentación;ella es su fundadora y dueña."

HOY

En 1996, las Hermanas de la Presentación de María celebran el segundo centenario de su fundación. Es, para ellas y sus amigos, la ocasión de dar gracias al Señor por su fidelidad hacia esta familia religiosa que Él ha mantenido pujante y unida al servicio de la Iglesia, a pesar de los avatares de la historia.

Unas mil quinientas religiosas están presentes hoy día en dieciocho países del mundo.

En África: en Mozambique, Senegal, Gambia, Camerún .
En América del Norte: en Canadá, Estados Unidos.
En América del Sur: en Perú, Brasil, Ecuador.
En Asia: en Japón, Filipinas.
En Europa: en Francia, Inglaterra, España, Italia, Irlanda, Suiza Portugal – continente e isla de Madera.

En fidelidad a la gracia propia recibida por María Rivier, el espíritu apostólico de la Congregación se expresa , sea cual sea el tipo de apostolado practicado, por el anuncio explícito de Jesucristo. Regla de vida

Pero nuestra actividad prioritaria sigue siendo la educación cristiana de la juventud a través de la enseñanza. Hay en ese sentido una intensa y fecunda colaboración entre religiosas y seglares.

La disponibilidad de las Hermanas para la misión permite a la Congregación mantener su ímpetu misionero. De este a oeste, de norte a sur y viceversa, los intercambios son frecuentes. Las comunidades internacionales así constituidas evangelizan no sólo por medio de la palabra, sino también a través de la comunión fraterna vivida en nombre de Jesucristo. "JUNTÉMONOS", nos dice aún hoy María Rivier y avancemos confiadamente hacia ... EL MAÑANA.